PAULO DANIEL ACERO RODRIGUEZ

RESEÑA LIBRO “DEL DOLOR A LA ESPERANZA”  
            “Permita que en su corazón empiece a renacer la esperanza”. Es una de las frases entresacadas de este texto que tengo el honor de prologar. Es uno de los objetivos que este libro tiene y que a buen seguro lo conseguirá si usted las recorre, no sólo con sus ojos, sino también con su mente y su corazón.
 
            El duelo es una de las experiencias de la vida que más nos marcan a los seres humanos. Es el precio que pagamos por amar. No se puede amar sin perder (o ser perdido) y la pérdida de nuestros seres queridos nos desgarra el alma. Nos deja, por un lado dolidos, y por otro, atareados; es decir, con tareas, el “trabajo del duelo”. Tenemos obligadamente que zurcir los rotos que experimentamos en lo más íntimo de nuestro ser.
 
            Por más que, como nos dice Paulo Daniel, “desde que nacemos, empezamos a perder”, la muerte de un ser querido constituye una experiencia tan honda, que reclama las verdades últimas de la vida. La muerte se convierte en provocadora de interrogantes sin respuesta, en la puerta abierta hacia el misterio de la vida.
 
            Los seres humanos fácilmente vivimos como con los ojos cerrados ante la realidad de nuestro límite y el de las personas a las que queremos. Ciertamente, si supiéramos que nuestro día de hoy es el último que tenemos para compartir con otra persona, lo viviríamos de otra manera. Pero no podemos adivinar cuál es nuestro futuro ni el de los nuestros. Quizás ahí reside una de las incógnitas que le dan sabor a la vida.
 
            Cuando la muerte de un ser querido se produce de manera inesperada, cuando quien fallece es un hijo, o cuando el modo de morir no es la enfermedad que anuncia la limitación (suicidio, catástrofes, violencia, etc.), el duelo es más difícil de elaborar. Nuestro corazón se experimenta más violentamente alterado y sacudido, reclamando toda la atención para sobrevivir.
 
            Es normal sentir no sólo tristeza, sino mucho más abatimiento: desesperanza. De ahí la relevancia de estas páginas. Constituyen un intento acertado de salida adelante, de lucha contra los alborotos anímicos producidos en el duelo, un camino saludable hacia el dinamismo de la vida esperanzada, a pesar de nuestra vulnerabilidad y limitación.
 
            Es apasionante vivir el duelo humanamente, humanizadamente, con sabor a camino, con sabor a preguntas compartidas, a búsqueda de sentido, a sentimientos ventilados, a reconstrucción del mundo personal y relacional. Es la pasión de vivir, el sabor agridulce de la vida.
 
            El duelo, en este sentido, y tal y como nos ayuda a ver Paulo Daniel  en estas páginas, es un momento en el que se pueden aprender las lecciones más importantes de la vida; un momento en el que sanar el corazón pasa también por aprender a separarse, a perdonar y perdonarse superando el resentimiento; un momento en el que abrirse al mundo y a las personas hasta el punto de poder dar gracias a Dios por la vida, la propia y la de las personas perdidas, cuya compañía hemos saboreado durante un tiempo más o menos prolongado. Un momento incluso del que salir robustecidos –resiliencia- tras el golpe.
 
            Con sabor a búsqueda de sentido de la vida, propia de la Logoterapia, con sabor al genuino fondo humanista presente en la fe de los seguidores de Jesús de Nazaret, estas páginas constituyen un recurso estupendo para quien, dolido por la pérdida, necesita buscar luz, la luz de la esperanza en un mar de oscuridades, incertidumbres y preguntas sin responder.
 
            La esperanza, sí. Esa compañera de quien vive. No se puede vivir realmente desesperanzados. La esperanza es como la sangre. No se ve. Pero está ahí, circulando, dando vida a nuestras células, oxigenando nuestra existencia. Ese dinamismo constitutivo de la experiencia humana capaz de darnos coraje en la tempestad emocional que vivimos en el dolor de la pérdida es la esperanza. Su símbolo universal (el ancla) representa la necesidad que tenemos de apoyarnos en algún lugar cuando estamos sobre una superficie en la sentimos que nos podemos hundir, tanto más si nos rodea una tempestad emocional y espiritual como la que produce el duelo.
             La mente humana, dice el autor, tiene un inmenso poder sanador cuando le proporcionamos muchos puntos de vista. Eso es lo que el lector de estas páginas puede hacer al recorrerlas una tras otra. Mirar desde diferentes puntos de vista, entender que “se puede tener esperanza más allá de la culpa”, esa compañera tan frecuente en el proceso del duelo. Se puede “tener esperanza más allá de la miseria”. 
            Quiero creer con firmeza, al igual que el autor, que “es posible encontrar sentido, aunque los sueños de muchas personas se hayan desvanecido”, es posible caminar tras el golpe, remontar tras la caída. Es posible seguir viviendo y encontrarle sabor a la vida.
 
            No. No se consigue elaborar el duelo en un instante. La fuerza del amor y la fuerza del dolor tienen sus propios ritmos. Sus caminos son, con frecuencia, tortuosos. Por eso requerimos de otras personas que nos puedan acompañar, que puedan compartir con nosotros los momentos de abajamiento y los de lentitud, los de negación y los de rabia, las diferentes fases por las que atravesamos a lo largo del proceso.
 
            Apuesto con convencimiento porque estas páginas ayudarán a dolientes y acompañantes a evitar esas “frases hechas” con las que nos despachamos cuando no sabemos qué decir en medio del dolor del duelo. Apuesto porque contribuirán a iluminar silencios, a aprender a callar, a encontrar la palabra oportuna, a mirar, en una palabra, con el color de quien, a pesar de todo, sí, a pesar de todo, quiere seguir viviendo y amando.
 
            Porque, como recuerda Paulo Daniel, “nunca estarás más vivo que en este momento y nunca estarás más muerto que en el momento que acaba de pasar”.
 
El libro consta de 184 paginas y es la segunda publicación del autor con la Editorial San Pablo, quien lo distribuye a través de sus librerías

www.sanpablo.com.co


                                                 
                        José Carlos Bermejo Higuera PhD.                            Director del Centro de Humanización de la Salud Madrid España

País:  Colombia Colombia
Región: Cundinamarca
Zona:  Sabana Centro
Email: Enviar e-mail


Últimos Productos del Vendedor

(Ver Todos)

Feedback

Le invitamos a llenar el cuestionario anónimo para ayudarnos a mejorar nuestro sitio.


¿Te ha gustado nuestro sitio?

Triste Contente

¿Le ha resultado útil la información?

Triste Contente

¿Podrías encontrar lo que buscabas?

No

Evaluar el contenido de nuestro servicio

Triste Contente

Evaluar la facilidad de navegar en el sitio

Triste Contente

Evaluar el aspecto visual del servicio

Triste Contente

Outras perguntas

¿Cuál fue el motivo de su visita a nuestro sitio?

Lo que era un obstáculo en el uso del servicio?

Compartir ideas y sugerencias con nosotros

para

Via

Callegranvia

nombre

telefono

e-mail

país / ciudad

asunto

mensaje